top of page
  • Foto del escritorPortal al Judaísmo

¿Podemos Volver?

“Porque este mandamiento que te ordeno hoy, no está oculto para ti y no está lejos. No está en el cielo ... ni está al otro lado del mar ... Más bien el asunto está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para llevarlo a cabo ” (Devarim 30: 11-14).


Una pregunta existencial que siempre nos atormenta es cómo vivir con las consecuencias de nuestras acciones y nos preguntamos si alguna vez podemos volver a un punto en el tiempo en el que aún no habíamos cometido esos errores y esos pecados. En el mundo de la naturaleza, la descomposición suele ser irreversible y no se puede deshacer. La Torá nos da una perspectiva diferente: podemos retroceder, podemos volver a un punto en el tiempo antes de haber pecado y haber actuado con arrogancia y maldad. Esta es la esencia de la teshuvá, cuya raíz es precisamente el "retorno".


Ramban (Najmanides) explica que estos versículos se refieren a la mitzvá de arrepentimiento, retorno. Di-s previó que es inevitable que el hombre pecará, se rebelará y errará. Por esta razón, en su benevolencia, nos dio la oportunidad de volver a un punto en el tiempo antes de que pecáramos. El mundo funciona de acuerdo con dos patrones: el natural y el espiritual. En el primero, los procesos son principalmente unidireccionales, es decir, se mueven principalmente en una dirección. Aunque a veces las enfermedades pueden curarse, las cicatrices y el debilitamiento del cuerpo permanecen. Las enfermedades graves a veces pueden ser arrestadas y las amenazas pueden entrar en remisión, pero el proceso natural es a menudo cruelmente implacable.


Lo contrario es cierto en el mundo espiritual que Hashem creó. Él implantó en el mundo una especie de proceso reversible que permite que los errores se eliminen, que los crímenes sean perdonados y que nos permita volver a una época antes de que actuaramos descaradamente y tontamente. La naturaleza milagrosa de este proceso hace que sea difícil de concebir y comprender. Estamos acostumbrados a los procesos en la naturaleza y la idea de un "retorno", un borrado básico y un cambio del pasado, parece contradictorio. Sin embargo, esto es precisamente lo que la Torá nos asegura que sucederá.


Pero hay voces que nos desalientan y nos hacen volver cínicos. El yetzer hara, el lado rebelde de nuestra personalidad, habla en voz alta para hacernos alejar de Di-s y ofuscar la bondad de Di-s y nos dice que no hay perdón, que el retorno es imposible. El yetzer hará actúa en dos planos: el material y el espiritual. En el primero, ataca nuestra debilidad física y usa la tentación para atraernos al pecado al despertar nuestro apetito por los placeres materiales. Sin embargo, el segundo ataque es aún más peligroso: el ataque a nuestro universo espiritual. El ataque espiritual consiste en ofuscar la bondad de Di-s y cegarnos a la bondad con la que Dios gobierna. Nos dice que nuestros pecados nunca pueden deshacerse, que nuestra culpa no puede ser eliminada, que nuestros crímenes no pueden ser perdonados. Esto nos lleva a la depresión y abandonamos toda esperanza. El resultado final de este pensamiento negativo nos lleva a más pecado y rebelión.


La Torá, por el contrario, nos asegura que esto no es cierto, que hay una manera de limpiarnos antes de Di-s. Aunque el proceso puede parecer difícil o incluso imposible, está ahí y está disponible. Además, la Torá nos promete que este proceso es muy fácil para nosotros, no muy lejano. "En tu boca y en tu corazón" describe el proceso de teshuvá. Comienza con una admisión verbal de lo que hemos hecho. Necesitamos poner en palabras el acto que fue pecado. El primer obstáculo insuperable para la teshuvá es la obstinada negación de haber errado. Cuando podemos poner en palabras lo que hemos hecho mal, esto en sí mismo estimula un cambio emocional en nuestros corazones que realmente nos cambia desde adentro. Este doble método es lo que se describe como estar muy cerca de nosotros, en nuestras bocas y nuestros corazones.


En el mundo de las computadoras, hay un programa de software que puede devolver el sistema a la forma en que estaba antes. Se llama por muchos nombres, pero es fundamentalmente una forma de "retroceder" en el tiempo. La existencia misma de tales programas puede ser una forma en que Hashem nos ayuda a concebir que, de hecho, podemos retroceder en el tiempo, si utilizamos la sabiduría de la Torá y creemos en su promesa.


A medida que nos acercamos al Año Nuevo, debemos examinar las dos maneras en que Di-s gobierna el mundo, lo natural y lo espiritual, y no dejarse llevar por el cinismo del yetzer hara, que declara que solo hay una manera. La promesa de la Torá puede alejarnos del desaliento y el fatalismo de que nada cambiará, que nunca podremos regresar. Nuestro Padre que es pura Bondad nos espera. Podemos volver, si!


- Rabino David Algaze

40 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page