top of page
  • Foto del escritorPortal al Judaísmo

Es un nuevo mundo



Por el Rabino David Algaze


Nos encontramos ahora apenas unos días después de los horribles acontecimientos del triste Shabat, ese era el día del regocijo de la Torá. Los malvados que irrumpieron en la frontera querían destruir no sólo al Estado de Israel sino también borrar el nombre de Israel del mundo y la eliminación de todos los judíos.


¿Cómo podemos reaccionar ante estos actos abominables cometidos por bestias, no ¿hombres?


El Midrash nos enseña: “Cualquier lugar donde aparezca la palabra haya (fue), se refiere a alguien que vio tres mundos” (Tanhuma Vayeshev). Noé, que la Torah describe como “Noe fue (haya) un hombre justo integro”, con la palabra haya, fue. Noah vio tres mundos: aquel en el que nació, el mundo del Diluvio y completa desolación, y el nuevo mundo después del Diluvio. El mundo que Noé vio después del Diluvio que no era como el mundo en el que nació.


¿Cuál es el significado de este midrash de que vio tres mundos?


El mensaje es que Noé entendió que el mundo después del Diluvio no era como el viejo; Era un mundo completamente nuevo. Los rabinos discuten si el signo del arco iris, declarando que Di-s nunca más destruirá este mundo, fue una nueva creación o fue creado en el comienzo de la Creación y ahora simplemente adquirió un nuevo significado después del Diluvio. Si aceptamos la opinión de quienes dicen que fue una nueva creación, podemos ver que Hashem vio este mundo como un mundo nuevo también y que incluso la naturaleza tuvo que recibir una nueva ley de la física: la ley de refracción.


Viendo al mundo como nuevo, Noé fue capaz de superar el horror del pasado y poder empezar a reconstruir el mundo y su vida. Cuando alguien tiene una experiencia fificil en la vida, como podemos superarla? ¿Cómo retomar la vida después de tanta desolación y pérdida?


La clave era la palabra haya, no lo era ahora, sólo en el pasado. Después de experiencia traumática, la clave para superarla es poder ponerla en el pasado.


En un discurso reciente del rabino Dee, el padre y esposo que perdió a su esposa y dos hijas en un tiroteo en abril, explicó cómo reaccionó después de la tragedia. Podría hundirse en su dolor y deprimirse y estar paralizado, o dejar el evento en el pasado y comenzar de nuevo. Vio que esto es un nuevo mundo para él, uno que no tenía su esposa e hijas. Él necesitaba no pensar en lo que había perdido, sino concentrarse en lo que tenía que hacer. Una nueva realidad, un nuevo mundo.


La experiencia de los supervivientes del Holocausto ilustra este fenómeno del mismo modo.Algunos estaban tan devastados por lo que habían pasado que quedaron emocionalmente marcados y no pudieron continuar con sus vidas. Otros, sin embargo, pudieron iniciar nuevos negocios y prosperar. La diferencia es que los primeros todavía estaban en el viejo mundo, lamentando la pérdida y la tortura, mientras que estos últimos pudieron ponerlo en pasado, usaron la palabra haya, era, no es ahora.


Éste también es un mundo nuevo. Aunque debemos recordar, registrar y documentar lo que ocurrió el 7 de octubre (22 de Tishri) y los horribles actos de enemigo, debemos volvernos ahora para reconstruirnos a nosotros mismos y a la nación con energía y coraje. Hay varios aspectos prácticos a considerar.


En primer lugar, la opinión de que Israel es invencible, que el ejército y la tecnología por sí solos son suficientes, debe ser alterada. El milagro de la Guerra de los Seis Días nos anestesió y nos hizo arrogantes, el horror del 7 de octubre nos despertó a una nueva realidad. Necesitamos conectarnos mas con el Creador, con Aquel que nos prometió “A tu Descendencia daré a esta Tierra” (Bereshitt 12:7). Nuestras rutinas de oración y el horario deben cambiar y reenforzar en nosotros la creencia de que Hashem escucha nuestros oraciones.


En segundo lugar, Israel debe cambiar su visión del enemigo. Su objetivo no es vivir junto a nosotros; Quieren vivir sin nosotros. Afirman que este es su tierra, que se la robamos y no pararán hasta quitárnosla de nosotros. Es interesante notar que Onkelos traduce la palabra Hamás en nuestra parashá, como jatufin, los secuestradores. Son especialistas en robos y secuestro y ahora nos han apuntado con sus flechas. Esto es un conflicto de creencias que sólo se resolverá con la derrota de una de ellas.


Cuando Hashem prometió la Tierra a Israel, esta es una promesa que debemos mantener resueltamente. Esta Tierra es la Tierra de Israel. Nunca más no es sólo un eslogan; es nuestro plan de acción.


En tercer lugar, esta tragedia nos enseñó que somos una familia. Debemos renovar y reforzar los lazos que unen a todos los judíos dondequiera que estén. La enorme muestra de unidad vista en los últimos días es inspiradora. Somos todos familia, religioso y laico, sefardí, ashquenazí, “colono” y Tel Aviv residentes: todos están juntos en el frente o en la retaguardia preparando los paquetes para los soldados, preparar comida, donando tefilin y llevársela a los soldados que nunca se la habían puesto antes, dar tzedaká o las innumerables reuniones, mítines, publicaciones en las redes sociales que todos estamos haciendo ahora. . Todos somos soldados, todos somos familia, nosotros somos judíos.


Hay una razón por la que nos llaman Israel. La Torá nos enseña que el Ángel que peleó con Jacob le dijo: “Tu nombre ya no será Jacob, sino Israel, porque luchaste (sarita en hebreo) y prevaleciste (vatuchal en Hebreo). (Bereshit 32:29) ¿Por qué nos llaman Israel, refiriéndose a la lucha y no a la victoria? Tendríamos que ser llamados Yajliel, el pueblo que triunfa y no el pueblo que lucha.


La razón es que nosotros siempre estaremos luchando porque Hashem crea los procesos históricos del mundo por medio de Israel. Puesto que ésta es nuestra misión, debemos aceptar que estaremos siempre luchando hasta los últimos días cuando llegue el Mesías. Debemos estar siempre preparados para la lucha y no desistir de ella ya sea en las batallas militares, filosóficas o espirituales. Israel significa que nunca nos rendimos. Incluso cuando somos derribados, no nos quedamos ahí; nos levantamos y luchamos. Y ganaremos.


Israel ha sido comparado con leones porque un león dormido puede parecer fácil presa y vulnerable, pero cuando se despierta y se levanta, es feroz y devora a sus enemigos. Lo mismo ocurre con Israel: a veces podemos parecer dormidos y presa fácil, como nos parecíamos a Hamas, pero cuando despertemos, lucharemos con furor y devoraremos a nuestros enemigos.


La paz es nuestro máximo sueño y debemos buscarla siempre. Sin embargo cuando llega el momento de luchar contra quienes quieren eliminarnos, no seremos débiles. A lo largo de nuestra historia hemos tenido penosas batallas y nadie ha salir victorioso contra nosotros. De Babilonia y Grecia, Roma y España y los cosacos y los pogromos que planeaban nuestro fin, todavía estamos aquí. Estamos de nuevo en pie y con Hashem de nuestro lado, seremos victoriosos y finalmente podremos encontrar la paz Israel y todo la humanidad.

45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page